Mundial de Brasil Conflictos sociales

20140618-062011-22811793.jpg

​A poco más de dos semanas de celebrarse el mundial de Brasil, el clima de violencia y de protesta contra los gastos que el gobierno ha destinado al evento deportivo no solo sigue existiendo, sino que crece. El alto nivel de pobreza y la inseguridad en el país chocan contra un evento que lejos de generar grandes riquezas para todo el país abrirá aun más brecha entre ricos y pobres.

​Brasil es uno de los llamados países emergentes incluido en el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). El crecimiento experimentado en años anteriores parece que comienza a estancarse pero su situación social es peor: El 18,6 % de la población vive en la pobreza (37 millones de personas). De hecho, en el caso brasileño la desigualdad entre ricos y pobres aumenta. A ello, hay que sumar un clima de inseguridad asociado tradicionalmente a las favelas.

​En este entorno, la elección del país como sede de la copa del mundo debería ser un incentivo para ayudar a resolver parte de sus problemas sociales, además de para generar riqueza. Lejos de ser así, los costes del mundial, el más caro de la historia con 10 mil millones de euros según la ONG Inspiraction, no ha dejado de generar protestas en las calles.

​Además, el aumento del precio del billete del transporte público, así como de otros servicios y productos en el país también han generado protestas. Las ultimas, durante el primer entrenamiento de preparación para el mundial de la selección brasileña.

​Aunque la gran mayoría de la gente se manifestara de forma pacífica un elemento radical tendrá representación en un grupo al que llaman bloque negro ‘’el bloque negro se compone de jóvenes de clase media baja que suelen tener una ideología anarquista, pero están más preocupados con los problemas de Brasil tales como la mala calidad de la mala educación de la salud publica’’.

​‘’su principal objetivo durante el mundial será causar problemas y protestaran fuerte mente. Creo que irán tras los autobuses y los hoteles de las delegaciones ‘’.

​Al igual que muchos brasileños, el bloque negro afirma que los 11 mil millones de dólares se gastaran en el principal evento futbolístico podrían destinarse a mejorar sectores sociales como los servicios de salud, la educación y la vivienda.

​Joseph Blatter (presidente de la FIFA) sostiene que el mundial tiene el poder de acallar las protestas y opino en abril que el futbol es más fuerte que cualquiera, y que cualquier otro movimiento que haya en el mundo, lo que demuestra arrogancia o ingenuidad en el peor de los casos.

​En opinión de Edgar Valero, es dramático ver la forma como Brasil no terminó de prepararse, ante ello la presidenta Dilma Roussef argumentó que cuando les propusieron hacer la copa del mundo, la FIFA les manifestó no haber ningún problema.

​Esto porque el organismo futbolístico agrego que los iba a apoyar y todos los estadios iban a remodelarse con fondos privados, “pero que cuando vieron hace un año y medio que los fondos privados no iban a alcanzar entonces fue que abrieron líneas de crédito de fondos públicos que tampoco han alcanzado y esos 15 mil millones de dólares que ya se gastaron en el mundial no terminan de ser suficientes”.

​Y a pesar del endeudamiento de Brasil, los estadios en Brasilia, Natal, Curitiba y Sao Paulo, entre otros aún no están concluidos.

​“los aeropuertos todavía los están pintando; Ronaldo Nazario Da lima hace algunas semanas dijo que era una vergüenza lo que pasaba, que iba a ser un fracaso económico, político y social y que todas las promesas que se hicieron para Brasil con la organización del mundial solamente se iba a cumplir con el 30 por ciento de las infraestructuras que supuestamente iba a estar lista para el mundial”.

OPINIÓN DEL GRUPO

​Nuestra opinión es que hay unas desigualdades sociales muy grandes en Brasil que están provocando numerosas manifestaciones de la clase media baja que prefieren que el gasto del mundial se hubiera destinado a gasto social, educativo y sanitario, estas manifestaciones en muchos casos acaban con violencia, lo cual puede poner en peligro la seguridad de los deportistas, periodistas, aficionados y demás gente relacionada con el mundial.

PREGUNTAS

1. ¿Por qué han elegido Brasil, sabiendo las desigualdades sociales y los posibles conflictos que puedan originarse?
2. Ante la ola de violencia desatada en el último año si vosotros tuvierais poder ¿Habríais cambiado la sede del mundial?
3. ¿Por qué no se eligen como sedes mundiales de futbol países con las infraestructuras necesarias hechas a la hora de elegirlas?

LA MIRADA DEL OBSERVADOR

​Me llamo Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como Pelé, nací en Brasil el 23 de Octubre de 1940 en las favelas con unas desigualdades sociales muy grandes, mi vida ha girado siempre en torno al futbol, gané tres mundiales de futbol y este año se va a organizar el mundial en mi país y tengo un sentimiento agridulce al ver que las desigualdades sociales siguen existiendo y están superando todas las expectativas, todo el dinero gastado en el mundial se podría haber gastado en disminuir las desigualdades sociales.

Deja un comentario