UN PEQUEÑO RELATO “… a orillas del mar…”

 

Todo reposaba en la inquietud de una noche tranquila, donde el mar se balanceaba suave de dentro hacia fuera. De la noche al amanecer sigue la quietud del horizonte, aunque, brille rojizo el sol hiriente que quiere traspasar las nubes del amanecer…

…El día hace su presencia y como el que no quiere, la gente fue llegando con sus bártulo (sombrillas, mesas, etc.) y gritos… Todo queda, la quietud.

En esa quietud dos miradas su cruzaron; cuánto tiempo se puede hablar de la quietud del mar y de la sinceridad de esas miradas. Ellas se vuelven y sonríen, se saludan con la mano y un hasta luego sale de sus labios.

Direcciones opuestas de un encuentro que volverá a repetirse, ¿quién sabe?.

Pasaron los días y volvieron las noches; así hasta que volvieron a verse. ¿Cuánto se habló de sus miradas?… Porque para ellas fue el comienzo de una larga amistad.

Ahora comparte toda la quietud de la noche a orillas de la playa, y la del amanecer…

Hoy, pasados los años, dos amigas comentan entrelazadas sus manos, sólo hubo unas miradas… el nacimiento de una gran amistad.

 

WINSS 2013

 

 

Basado en un pequeño viaje a la playa, concretamente al Rincón de la Vitoria, en Málaga.

 

2 pensamientos en “UN PEQUEÑO RELATO “… a orillas del mar…”

  1. La verdad es que las playas del Rincón de la Victoria son casi idílicas y preciosas.Yo estuve el año pasado en ese término municipal concretamente en la Cala del Moral en la noche de San Juan y es la caña.

Deja un comentario