un día antes

Todo sucedió un día antes del día festejado. Yo no me veía tan mal de los nervios. Ese día los profesionales y entidades tanto de agudos de Cabra como de Lucena y Puente Genil –que colaboran en la recuperación de nuestras mentes- se volcaron mucho en la preparación de algunas actividades. Con el fin de mostrar a los que están sanos cómo nos recuperábamos, qué manualidades éramos capaces de hacer. Yo fui una de las que le tocó leer delante del público. El día de antes muchos de mis compañeros me preguntaron si estaba nerviosa.

No estaba nerviosa, seguía estando triste. Y me daba igual si la cagaba puesto que yo soy una enferma mental más y no me iba a esforzar más de lo estrictamente necesario en que aquello quedara impecable. No me llegaba a sentir la fibra sensible y casi llegaron a molestarme tanta fotito. Aunque yo iba más o menos bien vestida pero me comparé con mi compañera Loles que iba además maquillada y ella sí que iba arreglada. No sé si el hecho de no sentirme los nervios serían por las pastillas.

Fuimos al salón de actos del hospital de Cabra Infanta Margarita. Mientras yo iba leyendo José Antonio (Terapeuta Ocupacional) se quedó al fondo en una cabina con ordenadores para ir proyectando un power point con imágenes. Allí conocí entre otras personas a la mama de mi compañero Manuel. El hecho de ir allí también supuso ver a los facultativos de”agudos” (el sicólogo (Javier), la terapeuta ocupacional (Cristina),…y algún@s enfermer@s que me sonaban sus caras. Toda esta gente me besaron porque, según ellos, había leído muy bien el manifiesto.

Me llamó la atención las vitrinas, creo que es muy buena idea haber puesto una exposición  con los trabajos de asociaciones de enfermos y tal. Se trata de manualidades de la misma índole que nosotros realizamos en nuestros talleres. Me pregunto si ya no pondrían más cosas por falta de espacio o por falta de objetos que exponer. Admiro esa labor acabada en otros. Subimos a una planta en la que había otra exposición más amplia de un pintor polifacético hiperrealista. Su verdadera labor era la de enfermero. Era la 1ª vez que escuchaba hablar de este pintor y leí su biografía, en la que ponía que interpretaba la realidad. En mi opinión con todo lujo de detalle –no se le escapaba nada-. Este pintor era autodidacta cosa que me da cierta envidia –he de reconocer-. Había cuadros copiados al natural de paisajes –eran al óleo- con gran carga de pintura, otros eran copiados de los cuadros de los grandes maestros. A mí me resultaba difícil reconocer el original del que pintó este artista. Una pintura hermosa fue su autorretrato en la puerta estaba en un lienzo sobre un caballete y la foto de la pintura.

Luego nos fuimos andando a tomarnos algo al andén en una fila. Iban también con nosotros facultativos del ambulatorio de Lucena (los que trabajan en salud mental). Allí en el andén yo me tomé el último helado del año –de mojito.- Otros compañeros decidieron comer allí, aunque la mayoría se tomaron un refresco y unas cuantas patatas fritas que pusieron de tapa.

 

Anónimo

Deja un comentario