EL TRABAJO DE UNA AUXILIAR EN RESIDENCIA NO ES EL DE UNA SIRVIENTA

 
 
Tenemos el conocimiento, la mayoría de la gente, que el trabajo que desempeña una auxiliar en una residencia es de estar a merced de cada uno de los residentes que la componen, una sirvienta.


 
​Yo, como trabajadora de una de ellas estoy en contra de esta opinión con “uñas y dientes”.
 
​Personalmente me hiere mucho esta opinión, por el simple motivo de que yo he tenido que realizar unos estudios teóricos y prácticos, los cuales me han formado hoy por hoy como AUXILIAR DE ENFERMERÍA.
 
​Lo peor de esta opinión es que más de un residente lo piensa después de que nosotras, mis compañeras y yo, no lo podemos hacer mejor con ellos. Y no lo digo porque simplemente realicemos nuestras funciones como auxiliares (ducharlos, vestirlos, ponerles la comida, darles de comer, …) sino porque yo, personalmente, me integro con ellos más de lo que debería.
 
​Ellos me piden que los escuche, una caricia, … y a mí ello no me cuesta nada. Evidentemente ellos tienen a sus familiares para darles esas cosas y algunos sí los reciben, pero otros no, porque algunos no van ni a verlos.
 
​La mayoría de las veces pienso que lo dicen inconscientemente, pero también hay casos que no. También tengo que decir que por otros lados actúo rillendo, ya que es mejor tomarselo así, ya que es gracioso el típico comentario: “tú nada más que tienes que mirar por mí, porque yo vine el primero, los demás no, soy yo”.

Anónimo.

Deja un comentario