SOY DE PUEBLO

¡Soy de pueblo!  ¡De un pueblo del Sur!  ¡Qué honor!
¿Existirá orgullo mayor?
La primera imagen típica de antaño sería sin duda aquellas puertas abiertas, sus gentes sentadas al caer la tarde comentando los avatares de la jornada y, por qué no, también la comidilla del momento.

Esa convivencia vecinal que, aunque a veces implicaba una pérdida de intimidad, se bañaba con sabores salidos de sus exquisitos fogones, olores, colores de sus fiestas, ocasiones únicas para estrenar vestidos y pasear con mozos.
Mi pueblo hoy es del siglo XXI.  Aún quedan gentes, ya ancianas, que vivieron aquellos años.  Les oigo repetir con frecuencia:  “Qué suerte tenéis, con el hambre que pasamos, si enfermábamos, el médico costaba mucho dinero, pasábamos frío y no teníamos buenas casas ni zapatos ni todas las comodidades que hay ahora”.
Es verdad, mi pueblo tiene una gran infraestructura industrial, red de desarrollo social, una buena calidad de vida.  Además vivimos en la era de las comunicaciones.  ¡Cuánto nos comunicamos!, por móvil, e-mail, facebook… aunque no sepamos cómo se llama nuestro vecino de al lado.  Pero no importa, solo necesitamos una pantalla para ser transmisores y receptores de información.

¡Cuánto hemos ganado!
Pero, ¿cuánto habremos perdido?  ¡Qué curiosidad!  ¡Ya sé!  Empezaré abriendo la puerta de mi casa.
Soy de Pueblo, de un Pueblo del Sur.

Susana

Un pensamiento en “SOY DE PUEBLO

Deja un comentario