Vida después de la muerte

 

vida despues de la muerteHoy en nuestra actual civilización existe un gran desarrollo de la  ciencia, y en especial de la técnica. Los medios mecánicos que poseemos, nos permiten, trasladarnos de un lugar a otro, nos permiten comunicarnos y estar en contacto mas con los otros. Pero en el sentido materialista y practico, nos han despejado de la iniciativa, para entender y comprender, los fenómenos inexorables de la naturaleza.

En otras épocas y otros tiempos ha habido hombres y pueblos,  que tuvieron mas tiempo o mas predisposición y gusto por estos asuntos. Estamos tanto o mas ignorantes que los que pintaron en la Cueva de Altamira.

En nuestra vida cotidiana hay una experiencia en la que siempre intentamos evitar hablar : La de la muerte. Quizás el hecho de que todos seamos conscientes, de que también a nosotros nos debe ocurrir, haga que rehuyamos, a referirnos a ella. En realidad se trata, sobre todo, del miedo que por desconocimiento le tenemos. Nada sabemos ni podemos saber con certeza de los que nos sucederá en el momento en que muramos.

Es un anhelo universal de los hombres mas primitivos, el buscar la transcendencia con los avances de la medicina moderna, la lucha contra la enfermedad ha rayado en una búsqueda incesante de alargar la vida. La tecnología esta permitiendo compartir de forma mas rápida y masiva, esta inquietudes e incógnitas, aunque sean las mismas de siempre.

Las distintas religiones de los distintos tiempos han tratado de solucionar estos problemas.

Entre los aztecas existía la creencia de que el alma volvía de nuevo a este mundo.

Los antiguos egipcios creían que los hombre se podían reencarnar. Todo hombre cuando moría tenía un prueba en el Aduat, (suerte del purgatorio). Aquellos que eran suficientemente sutiles podían llegar al Amen-ti, este es el lugar mágico en el que cada uno encontraba lo que quería encontrar. Pero aquellos, que careciendo de esta fuerza espiritual quedaban presos en la ansias de volver a la tierra, no podían pasar el Aduat y tenían que regresar otra vez a las experiencias terrenales.

Lo mismo nos indican los chinos, los griegos, los romanos e incluso los primitivos cristianos, hasta el concilio de Trento. La afirmación de que los hombres vuelven a la tierra e incluso que Jesús era una reencarnación de uno de los profetas anteriores.

Los hindúes han llegado a  afirmar que en el mundo todas las cosas se reencarnan, todas las cosas vuelven a vivir. Decían que las cosas son cíclicas. Habían descubierto las leyes de Lavasier: “ En la naturaleza, nada se pierde, todo se transforma.

Los hindúes entonces creían en la reencarnación de las almas, pero no de manera simplista, según el cual un hombre se muere, estás un tiempo en un mundo sutil y vuelve de nuevo. Pero si fuese tan fácil, todos recordaríamos lo que fuimos de una manera clara.

Un hombre puede tener la experiencia del campesino, pero le faltará la del artista, militar, político o poeta. De ahí que esa parte carente de experiencias , vulva a la tierra a ocupar los cuerpos de los niños que nacen. Vuelvan por nuevas experiencias, nuevos encuentros y nuevas vibraciones biológicas. Lo que reencarna no es todo el hombre, sino la parte superior o espiritual que generalmente está poco desarrollada.

Los buditas se aferran a las cuatro nobles verdades: La vida está llena de sufrimiento; su causa es el deseo. Extinguir el deseo hace cesar el sufrimiento. Para lograrlo hay que seguir el óctuple camino: Visión, vida, aspiraciones, esfuerzo, palabras, conciencia, conducta y concentración correctas

Los musulmanes también creen que, después de la muerte serán juzgados según sus obras. Sus buenas o malas acciones les llevará al cielo o al infierno. El profeta Mahoma, el que entregó el mensaje de Alá, intervendrá para que no se condenen al infierno

Para el cristianismo la muerte es un tránsito desde la vida terrenal hacia Dios. Los cristianos piensan que, al morir, el cuerpo se corrompe pero el alma sobrevive. La muerte es el descanso eterno junto al creador. Si se pudiese probar la existencia de una vida después de la muerte, sería como demostrar la existencia de Dios, y eso invalidaría la necesidad de la fe. No podemos demostrar ese tipo de cosas. La otra vida es algo en lo que se tiene que creer por fe; Y si pudiéramos renunciar a ella y demostrar que existe una vida más allá de la tumba, la gente no necesitaría la fe para creer. La vida es un misterio. La vida después de la muerte es también un misterio, y si pudiéramos descifrarlo no necesitaríamos basarnos en la fe, lo cual arruinaría todo el sistema religioso. Debemos aceptar por tanto esas verdades simplemente por fe. Pero lo que cuenta la gente que vuelve de la muerte da credibilidad a la fe y la refuerza.

Platón decía que el hombre vuelve a renacer sin recordar prácticamente nada, aunque a veces se renace con una chispa de  recuerdo.

A Sócrates le preguntaron “¿de dónde nacen los vivos?” y él contestó preguntando a su vez “¿de dónde nace los muertos?. Es decir los muertos nacen de los vivos y los vivos de los muertos.

2º PREGUNTAS ABIERTAS

1) ¿Es que se diluye todo cuando morimos? ¿de dónde venimos y adonde vamos?

2) ¿Es que vamos a algún lugar de prueba?

3) ¿ Es que existe un cielo y un infierno?

4) ¿Es que volvemos de nuevo a este mundo?

3º OPINIÓN DEL GRUPO

-Como decía Calderón de la Barca la vida es sueño y los sueños, sueños son . También somos memoria histórica que traspasamos de padres a hijos y de generación en generación para un nuevo aprendizaje y que vivimos en nuestros nuevos seres vivos como parte de esa historia. Que la muerte es un deterioro del cuerpo físico y que el alma convive en los nuevos seres vivos.  (Armando)

-La muerte es un pensamiento y una invención humana. Es decir, la muerte no existe. Existe alma y cuerpo. Tras la muerte del cuerpo, el alma vuelva. Sólo existe la experiencia de lo que llamamos vida. Es decir, somos instancias de una misma vida, separada por lo que llamamos muerte. Nada muere, todo se transforma, todo fluye y todo cambia. (Chema)

- Vivimos en un mundo materialista y poco espiritual, como dice Dalai Lama en la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos. Somos energía, mientras el cuerpo envejece, el aurea va aumentando con los años.

Cuando morimos perdemos 21 gramos, se dice que es el peso del alma. (Manuel)

-Somos energía tenemos un cuerpo físico y uno espiritual (el alma). Cuando llega la muerte dejamos de existir, el alma se libera del cuerpo, no muere. El alma pasa a un estadio superior donde se nos analiza la vida terrenal que hemos llevado y según nuestra experiencia terrenal nos  volvemos a reencarnar para intentar rectificar los errores cometidos y seguir creciendo. (Antonio)

- El cuerpo muere, pero el alma no. Existe un cielo y un infierno. El infierno sería un sufrimiento por el daño causado durante la experiencia terrenal. (Daniel).

4ª MIRADA DEL OBSERVADOR

Varias semanas antes de experiencia de proximidad a la muerte, un buen amigo mio había muerto. Cuando salí de mi cuerpo, tuve la sensación de que mi amigo estaba allí, a mi lado. Rodia verlo en mi mente y sentir su presencia, pero no era algo extraño. No le vi con su cuerpo físico. Podía ver cosas, pero en forma física sino algo así como su apariencia. ¿Tiene algún sentido todo esto?. El estaba allí no tenia cuerpo físico. Era una especie de cuerpo transparente, y aunque podía sentir todas sus partes, no lo veía físicamente. En aquellos momentos no pensé que era algo extraño, pues no necesitaba verlos con mis ojos por que yo no tenia ojos.

Le pregunte: ¿A donde voy ahora?¿ Que ocurrido?¿ Estoy muerto?.Nunca respondía no decía una palabra. A menudo, mientras estuve en el hospital lo vi allí y le repetí las preguntas; pero nunca respondió. El mismo día que dijo el doctor que yo viviría, el desapareció. A partir de ese momento ni le vi ni volví a sentir su presencia. Era como si hubiera estado esperando a que pasase esa frontera final para hablarme y darme todo los detalles de lo que iba a suceder.

 

Deja un comentario