LA ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Las nuevas tecnologías son los avances tecnológicos de enorme potencial comunicativo y educativo, pero también entrañan riesgos. La adicción a las nuevas tecnologías es el abuso de éstas (internet, videojuegos, teléfonos móviles, chats) en la cual se genera una dependencia. Es una adicción psicológica o sin droga, donde se presentan conductas repetitivas que resultan placenteras al menos en sus primeras fases, y que generan una pérdida de control en el sujeto.

tecnologia

Una de cada cuatro personas padece un problema relacionado con el abuso de las nuevas tecnologías. Los adictos a las nuevas tecnologías, internet, móviles o videoconsolas, entre otros, experimentan aislamiento, gasto incontrolado, depresión y ansiedad. Algunos indicios que pueden ayudar a reconocer a personas que sufren esta enfermedad son por ejemplo: el descuido de sus tareas, lo que provoca un descenso del rendimiento académico, en el caso de los niños, o laboral en la población adulta.

Algunos expertos consideran que no se debe hablar de adicción, sin embargo, las nuevas tecnologías son las que más problemas causan, especialmente los móviles inteligentes cada vez con más funciones y aplicaciones, las populares redes sociales, el correo electrónico, las compras online…

Aunque este tipo de adicciones puede parecer un problema sólo de niños y adolescentes, es cada vez más frecuente entre las personas mayores de 50 años. Las páginas de apuestas online sobre eventos deportivos o partidas de póquer son cada vez más numerosas y el número de personas adultas adictas a estas apuestas crece de forma muy peligrosa. Hay personas que debido a su personalidad son más propensas que otras a caer en estas adicciones. En general, suelen ser personas un poco compulsivas, con cambios de humor, dificultad para enfrentarse a los problemas, dependencia emocional, baja autoestima, falta de habilidades sociales y dificultad para enfrentarse a problemas y encontrar soluciones. Las redes sociales y el chat permiten a personas tímidas relacionarse más fácilmente, ya que pueden mentir sobre sí mismos y vencer su miedo a conocer gente nueva. El tratamiento que mejor funciona para estas adicciones es alejarse por completo de aquello que provoca adicción, aunque en el caso de las nuevas tecnologías, puede resultar más difícil de conseguir, ya que continuamente, son necesarias para casi cualquier cosa, por ejemplo en el trabajo o para comunicarse.

 

OPINIÓN DE GRUPO

El uso de la tecnología es indispensable y es algo que debemos dominar, no algo que nos domine, debido a los riesgos que entraña para la salud, por poder desencadenar en una dependencia. Debido a su uso tan extendido no lo vemos que entrañe ningún riesgo, pues pensamos que es una ayuda con la que cada vez contamos más, sin tener en cuenta que su uso indebido y descontrolado puede llegar a crearte una adicción, ser esclavo de la misma e incluso conllevar un ingreso hospitalario.

PREGUNTAS

  1. ¿Creéis que podríais ser adictos a las nuevas tecnologías?
  2. ¿Consideráis que el uso de las nuevas tecnologías debe comenzar en edades tempranas?
  3. ¿Creéis que podéis acabar enfermos con las nuevas tecnologías, si abusáis de ellas?
  4. ¿Debemos tener controlados a nuestros menores con el uso del ordenador, ya que existen abusos a éstos a través de la red?

 

MIRADA DEL OBSERVADOR

Soy Luis, tengo 57 años y regento un bar en la capital cordobesa desde hace treinta años. A lo largo de todos estos años he podido observar cómo han evolucionado las reuniones sociales, las quedadas de amigos, compañeros de trabajo, parejas que empiezan a salir, matrimonios…

Soy partidario de ayudarse de la tecnología y usarla en beneficio propio, yo mismo uso whatsapp, y para fomentar y dar publicidad a mi negocio manejo Facebook y página web propia, para lograr ser visto ante la creciente competencia.

Lo que me parece una pena es que cada vez más se está perdiendo el contacto físico, el afecto y el cariño. Antes podías observar cómo las parejas se quedaban embobadas mirándose fijamente, cómo los colegas se daban empujones cariñosos, abrazos y guiños cómplices y amistosos, cómo se reían a carcajada limpia, mientras que en los tiempos actuales, gran parte de eso se ha perdido, todos pendientes de sus teléfonos, como ausentes y si les hablan parece que se molestan.

Deja un comentario