Adicciones y drogadicción

Son muchos los problemas que pueden acarrear el consumo de drogas. Con el peso de las décadas se ha convertido en una lacra para millones de personas en el mundo.

Las drogas tienen efectos muy negativos: destrozan las vidas de los consumidores, amigos y familiares, la mayoría de ellos muy jóvenes con una vida por delante, rota y desperdiciada por la alargada sombra de esta desgracia.

Seguramente conocemos de primera mano a personas que han sufrido o sufren en la actualidad las consecuencias del consumo de las drogas.

adicciones

El ministerio de Sanidad y Consumo, la Secretaria general de Sanidad y la Delegación del Gobierno parar el Plan Nacional sobre Drogas publicó una tirada de 4 millones de ejemplares sobre las drogas, la cual enumera las diferentes tipo de drogas que existen: tabaco, cocaína, heroína, alcohol, cannabis y las drogas de síntesis, describiendo así sus características y peligros que lleva su consumo.

Una definición sobre drogas son todas aquellas sustancias químicas que reúnen las siguientes características:

  • Una vez en nuestro organismo, se dirigen a nuestro cerebro.
  • Su uso regular puede generar:
    • Tolerancia
    • Dependencia
    • Su abuso puede provocar diferentes tipos de trastornos:
    • Trastornos físicos
    • Trastornos psicológicos
    • Trastornos sociales

El árbol de las drogas está formado por tres grandes ramas:

  • Drogas depresoras del sistema nervioso central
    • Alcohol, opiáceos, tranquilizantes e hipnóticos
    • Drogas estimulantes del sistema nervioso central:
    • Estimulantes mayores (cocaína y anfetaminas), estimulantes menores(nicotina)
    • Drogas perturbadoras del sistema nervioso central:
    • Alucinógenos (LSD), derivados del cannabis, drogas de síntesis…

Las drogas pueden consumirse por diversas vías: fumada, ingerida, aspirada, inhalada e inyectada. Para aprender a distinguir entre los diversos tipos de consumos y sus consecuencias es muy útil conocer los tres tipos básicos que existen: uso, abuso y dependencia.

OPINIÓN DE GRUPO

Opinamos que el consumo de drogas comienza a una temprana edad y podríamos disminuir la probabilidad de que una persona se adentre en el consumo de drogas a través de unos factores de protección, como pueden ser:

  • Canalizar positivamente la curiosidad del adolescente hacia actividades constructivas.
  • Compartir con los adolescentes una información adecuada sobre las drogas y los riesgos
  • Educar a niños y adolescentes en valores y actitudes de aprecio, respeto y responsabilidad.
  • Estimular la autoestima con el objeto de reducir el riesgo de que se interesen por las drogas.
  • Desarrollar habilidades sociales que les ayuden a comportarse con una aceptable autonomía
  • Promover una vivencia rica y diversa del tiempo libre.
  • Favorecer un ejercicio razonable de la autoridad paterna.
  • Reducir la presencia de drogas.

La familia es el ppal entorno protector frente al consumo de drogas inculcando valores, mantener una comunicación dedicándole tiempo a su hijo, fomentar hábitos de vida saludables y ayudarle a crearse una imagen positiva de si mismo.

PREGUNTAS

¿Por qué se consumen y qué se puede hacer?

¿Cuáles son las consecuencias del consumo de drogas?

¿Dónde conseguir más información sobre las drogas?

MIRADA DEL OBSERVADOR

Hola me llamo Pedro y tengo 46 años. Empecé a fumar porros a los 19 años porque en mi grupo de amigos lo hacía todo el mundo y yo, para no desentonar, también lo hacía. Fumaba de 15 a 20 porros diarios. Mi vida era muy feliz porque no tenía ninguna preocupación, sólo pensaba en fumar porros, pero eso al principio… luego se convirtió en un infierno. Era consciente de todo lo que me pasaba pero me daba igual y, el consumo de porros me llevo a consumir otro tipo de drogas, como la cocaína y todo tipo de pastillas, éxtasis, anfetaminas…

Empecé fumando porros los fines de semana, luego diariamente como he dicho antes con 15 a 20 porros diarios, alternándolos con pastillas, hasta que empecé con la cocaína sin abandonar todo lo de antes.

Cuando empecé con la cocaína noté el cambio, puesto que es más cara y necesitaba más dinero… es más adictiva y mi cuerpo me lo pedía, necesitaba consumir diariamente y cada vez con más continuidad. Me volvía agresivo, no tenía ganas de hacer nada, me sentía cansado, me llevaba todo el día como conseguirla. Llegué a robar, mentir y manipular a familiares y amigos.

Con las drogas perdí mi juventud, mi familia, mis hijos, que luego recuperé, pero a base de mucho esfuerzo. Mi familia se fue alejando de mí, me encontré solo, sin familia ni amigos, nadie se fiaba de mi.

Me llegue a sentir un esclavo de la droga. Decidí cambiar mi vida en el 2005 porque estaba muy mal y mi familia no quería saber nada de mí. Entré por voluntad propia en Proyecto Hombre y en A.R.O., con la ayuda y el apoyo de mi familia, amigos y mi fuerza de voluntad. Fueron años duros porque hay que cambiar muchas actitudes y comportamientos. Dejar de consumir es fácil, lo difícil es cambiar.

Ahora mi vida es mejor, tengo más calidad de vida, soy una persona libre, sin ataduras… no soy esclavo de la droga. Estoy rehabilitado pero no curado, porque el adicto es adicto para toda la vida, en el momento que consuma de nuevo volveré a recaer.

Con las drogas he aprendido que no se debe jugar, son muy adictivas, y a lo mejor por probarlas por curiosidad acabas enganchado… mejor no probarlas y ahorrarte ese infierno. Es muy fácil entrar pero difícil salir.

Un consejo que doy a la juventud es que no prueben las drogas porque son sustancias muy adictivas, así se ahorran muchos problemas. Y la famosa frase de “Yo controlo” es mentira, La droga te controla a ti.

 

 

 

 

Deja un comentario